Viernes 04/10 – SURCANDO EL CASPIO.

Compartir estos días con un montón de extraños fue uno de los recuerdos que con más cariño guardamos de esta travesía. El viaje se comparte como si fuéramos un grupo de amigos de toda la vida. Diferentes edades, diferentes situaciones. Todos con su motivación, su meta, sus proyectos y montones de ilusiones volcadas en este simbólico cruce del Caspio. El parón obligado durante la travesía te hace reflexionar, poner el freno y meterte más en el viaje.

 

 

 

 

La verdadera aventura empieza en Kazajistán.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *